Bienvenidos

Damos la bienvenida a quienes nos visitan. Nuestro propósito es ejercer la defensa y difusión de la tradición católica desde su principal baluarte: la Fraternidad Sacerdotal San Pío X. Especialmente cuando, una vez abiertos ciertos espacios de recuperación frente a la acción devastadora que siguió al Concilio Vaticano II, se ve hoy atacada por muchos falsos tradicionalistas (cismáticos, sedevacantistas, rebeldes sin causa) que pretenden disfrazar de celo apostólico lo que es verdadera deserción.


"La Tradición recibe la palabra de Dios, encomendada por Cristo y el Espíritu Santo a los apóstoles, y la transmite íntegra a los sucesores; para que ellos, iluminados por el Espíritu de la verdad, la conserven, la expongan y la difundan fielmente en su predicación".

(Catecismo de la Iglesia Católica, 81)


"Nuestra identidad es el único medio eficaz para ayudar a la Iglesia a restaurar la Cristiandad"

(Mons. Bernard Fellay, 16 de Julio de 2012)

DÓMINO SERVIÉNTES, SPE GAUDÉNTES

EN RECUADRO

QUE NO NOS ESCANDALICE LA PASIÓN DE LA IGLESIA


La vemos desfigurada, cargando la cruz y coronada de espinas.

Escarnecida por el mundo y traicionada por muchos que visten de blanco, de escarlata, de negro, de jean.

Pero es la Iglesia, y por eso debemos ver en ella a Nuestro Señor Jesucristo que revive la Pasión en su Cuerpo Místico.

Más que nunca permanezcamos fieles, sosteniendo la Tradición católica cuando tantos huyen pretextando: “No, no es la verdadera Iglesia”, o “La Iglesia ha quedado sin Cabeza Visible”.

Es el testamento que ha dejado nuestro venerado Monseñor Marcel Lefebvre a sus verdaderos herederos.


Ver nuestra entrada: LA PASIÓN DE LA IGLESIA

"Yo estaré en agonía, por causa de las almas más beneficiadas, hasta el fin del mundo. Durante este tiempo de agonía –hijo mío- nadie debe dormir”
(
Ntro. Sr. Jesucristo, en: “Una visión profética del Padre Pío”)

20/7/15

UN LLAMADO DE ATENCIÓN PARA LOS INTERNAUTAS









Publicado en HOJITAS DE FE


REFLEXIONES MORALES SOBRE EL USO DE INTERNET

 

La difusión de Internet ya es un hecho que salta a la vista de todos. Los hogares tradicionales no están exentos, ni aún los prioratos ... Estimo que ha llegado el momento de hablar sobre el empleo de Internet.

Dejo expresamente de lado el aspecto ligado a las obscenidades de que este instrumento puede ser medio. Recuerdo solamente a los padres que dejar acceso libre a Internet a sus hijos es una imprudencia colosal: si en casa hay una conexión, la computadora tiene que estar en un lugar común, y por tanto nunca en los dormitorios de los hijos.

En este artículo deseo considerar el empleo de Internet bajo otra perspectiva, moral también,  pero de otro género. Me refiero a los distintos foros y otras listas de correo que atosigan nuestros correos electrónicos.

1° todos somos teólogos 

 

Internet, además de las ventajas que todos conocen, ofrece una muy digna de atención: el hecho de encontrarse tras una pantalla (y más aún si uno se escuda tras un seudónimo que oculta la verdadera identidad), hace que uno se convierta inmediatamente en ... ¡teólogo! Cosa extraordinaria, pero es así.

Hay personas que pasan años estudiando para conseguir un diploma en teología; otros, en cambio,  se registran en cualquier foro o en alguna lista de correo,  y hélos ahí listos para difundir sus juicios radiantes entre los internautas sedientos de la verdad. Se dedican a disertar unos más que otros, apoyándose con citas de ilustres teólogos, ya sea sobre la infalibilidad papal, las canonizaciones, la validez de los sacramentos, la liturgia o el magisterio ordinario universal. Y esto, evidentemente, infligiendo muchos anatemas a aquéllos que se atreven a poner en duda sus enseñanzas. Anathema ... clic! 

Pasma ver cómo se multiplican estos teólogos, que se aventuran hacia regiones donde otros, manifiestamente menos dotados que ellos, jamás se arriesgaron.

Ahora bien, dejando de lado toda ironía, quisiera hacer una reflexión. La teología es algo serio; tan serio, que no puede acometerse detrás de una pantalla. La teología es la cima del saber. si es cierto que la metafísica es la más alta de las ciencias humanas -es decir, de las ciencias que explican la realidad a la luz de la razón natural-, la teología es más alta aún porque la luz que la ilumina es la luz misma de Dios.

Dios Nuestro Señor puede ser conocido mediante el empleo de las fuerzas naturales de la razón, a  través de las criaturas, como autor del orden natural. Pero existe también una "ciencia de Dios" que no puede adquirirse a través de la simple razón, ya que presupone Que Dios mismo se ha dado a conocer a los hombres mediante la Revelación. Esa es la teología en sentido estricto.

 Se comprende, pues, que el teólogo debe poseer perfectamente tanto la teología como los datos de la Revelación, tal como ambas cosas son propuestas por el Magisterio, a fin de realizar esta síntesis -convenientemente alimentada por la oración- que es lo que distingue la verdadera teología de la discusión de café ...

Antes que nada, el teólogo debe ser humilde. Luego, debe ser dócil a las inspiraciones de Dios, ya que lo que estudia es el objeto más elevado y más sublime. De la unión de la humildad yla docilidad nace el don de la sabiduría.

Todo esto está absolutamente ausente de los foros y listas de correo, y desafío a cualquiera a que me pruebe lo contrario.

Guidado por el don de sabiduría, una teología del calibre de Santo Tomás de Aquino, teniendo que resolver un problema particularmente difícil, no atinaba a hacer otra cosa que arrodillarse frente al Santísimo Sacramento. El Santísimo Sacramento ... ¡y no una pantalla de computadora!


2° Copiar y pegar, o copiar y ensamblar 

 

Otra de las grandes ventajas de Internet respecto  a los otros medios de comunicación es el hecho de poder difundir la Buena Nueva con vertiginosa rapidez, sin esfuerzo y gratuitamente.

Sin embargo, con la misma facilidad -y con consecuencias cien mil veces peores- también se puede difundir el error, o al menos la imprecisión, la calumnia, el descrédito sobre un persona, la difamación, etc.

Esta simple comprobación tendría que hacer reflexionar al internauta antes de apretar el botón y difundir una noticia, un juicio, una opinión. Esto ya valdría para cualquier persona, incluso para los que no se hacen ningún planteamiento moral. Con mayor razón, pues, el internauta católico debe proceder a una reflexión moral antes de hacer un "clic".

Un repaso a simple vuelo de pájaro sobre los foros católicos que se refieren a la Tradición nos lleva a descubrir con horror que estos últimos pululan difundiendo maldades, difamaciones e insinuaciones gratuitas. Uno se pregunta realmente si quienes escriben o difunden estas cosas piensan seriamente sobre lo que les concierne con respecto al Octavo Mandamiento: "No levantarás falso testimonio".

3° Juzgo, luego existo

 

¿Qué podemos decir ante la proliferación de comentarios?  Sonriendo y escribiendo con un teclado, algunos se convierten en columnistas, cronistas y sabios inspirados, que creen que su pensamiento lleva a la pobre humanidad esa luz que hasta entonces le faltaba.

Entonces, incluso sin que nadie se lo haya pedido, difunden ampliamente por correo electrónico sus opiniones sobre todos los temas: la actualidad, la política, la vida celestial, etc. No existe cosa ni persona alguna que se escapen a su juicio, aunque se trate de un juicio temerario ...

Si es verdad que la operación intelectual "juicio" es propia del hombre en cuanto ser racional, no existe ninguna obligación de emitir juicios sobre todo y sobre todos, máxime si nadie le ha solicitado tal cosa, y sobre todo si no se conocen los hechos. "No juzguéis y no seréis juzgados ...; porque con la misma medida con que juzgáis, seréis juzgados" (Lc. 6, 37).

4° Orientaciones útiles para todos

 

Todos recordarán la especial penitencia que San Felipe Neri puso a una mujer que vino a confesarse de tener la costumbre de hablar mal del prójimo. Para hacerle comprender los terribles efectos de este pecado, el Santo le mandó desplumar un pollo caminando por las calles de Roma, después de lo cual debía regresar a verlo. Así lo hizo la mujer, que vuelta a la presencia del Santo, le preguntó qué más tenía que hacer.

- Ahora volverá por todas las calles por las que caminó y recogerá una a una las plumas del pollo, sin dejar siquiera una.
- Pero Padre, ¡lo que usted me pide es imposible! -exclamó desesperada la pobre penitente- ¡Había tanto viento que todas las plumas han volado!
- Lo sé -dijo el Santo- pero con eso quiero hacerle entender que su maledicencia se esparce igual que esas plumas.

Tendría que volver a aparecer otro San Felipe Neri para inventar una penitencia proporcional, destinada a todos cuantos difunden toneladas de maledicencia y de pérfidos juicios ... 

5° Efecto transparencia 

 

En fin, Internet permite compartir con otros los propios conocimientos, experiencias personales, etc. No solamente entre amigos, sino también con dosconocidos. Se terminó la época del diario íntimo, lejos de las miradas curiosas. Ahora existe el blog, en el que se difunden por doquier los propios vicios y virtudes ... Hay sitios web para todo ... Las discusiones de carácter público adquieren dimensiones planetarias: es mucho más sabroso discutir en línea con un panel de participantes conectados. Como esas lindas disputas entre vecinos: dos personas discuten acaloradamente desde un balcón al otro, y la vecindad aprovecha para enterarse de un montón de cosas interesantes sobre los dos protagonistas y sus respectivas madres ...

¡Muy bien! La ventaja de Internet es que el vecindario que interviene puede estar constituido por varias decenas de participantes seleccionados como "enviar con copia", que envían y reenvían correos electrónicos de respuestas en un crescendo wagneriano. ¡Edificante! ¡Muy, muy católico!

6° El tiempo pasa y el hombre no se da cuenta 

 

Para concluir, quisiera ahora subrayar otro aspecto. La computadora nos ha acostumbrado a razonar, actuar, comunicarnos, etc. con una rapidez inaudita. Todo se mide en nano-segundos, es decir en apenas millonésimas de segundos. De hecho, perdemos varios miles de ellosantes de haber tenido tiempo de terminar de escribir una palabra. El procesador de la computadora, en cambio, emplea bien el tiempo: no pierde ni siquiera un nano-segundo.

¿Cuánto tiempo (pero no ya en fracciones de segundo, sino en horas de sesenta minutos) dedican los hombres a escribir comentarios en foros, o a redactar correos interminables? Uno se pregunta realmente de dónde sacan tanto tiempo ... ¿Repararon ustedes, por ejemplo, en la hora del día en que se envían ciertos correos o se registran ciertos comentarios? Medianoche, las dos de la madrugada, las cuatro y media de la mañana ... Y al día siguiente: ¿qué hacen en la escuela o el trabajo?

No creo que esto sea un buen modo de "redimir" el tiempo, como dice San Pablo, quien agrega que "los días son malos" (Ef. 5, 16). Precisamente porque son malos, deben aprovecharse para hacer el bien, cumpliendo con diligencia el deber de estado y sin desperdiciar el tiempo inútilmente.

"Serva tempus" , est es "aprovecha el tiempo", solían escribir los antiguos en los relojes de sol. Un mensaje que habría que volver a escribir también en las pantallas (apagadas) de las computadoras.

Padre Régis de Cacqueray



NOTA NUESTRA: Agradecemos al Padre Régis de Cacqueray esta advertencia, y hacemos nuestro propio mea culpa. Debemos reconocer que la defensa de la Tradición católica y su baluarte, la Fraternidad San Pío X, nos ha llevado más de una vez a deslizarnos al terreno propuesto por los detractores. No queremos usar sus armas innobles, que lucen en sus páginas de la Internet, por lo que nos comprometemos a obrar con sumo cuidado en adelante.

9 comentarios:

  1. Bien. De acuerdo: hay muchos delirantes y gente que se ha salido de órbita. No cuento a este sitio entre esos. De hecho creo que los que hacen teología habitualmente, mala teología, y la violencia verbal son en general los que sostienen la sedevacancia. Después están los que hablan crudamente y de forma directa defendiendo la Verdad con argumentos que están en el Catecismo al alcance de cualquier católico.
    Repito: no creo que a este sitio (o a muchos otros) les quepa el sayo.

    Wunderbar.

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo con el conentario anterior. Hay blogs increíbles, muy agresivos. Palabras que uno esperaría de un no cristiano. Hay que ver la forma en que tratan al prójimo porque no ve las cosas del mismo modo que ellos. Y también hay que ver a los que se tienen por sabios. Pienso rn todo lo que perdio Sto. Tomás por no haber recibido lecciones del cura Ceriani. Y todo lo que no alcanzó a ver San Juan en su Apocalípsis por no disponer de los sermones del cura Meramo. Y todo lo que se perdió San Pío X por no conocer al mons. Williamson. POBRES!

    Chanta Porteño

    ResponderEliminar
  3. Sinceramente pienso que la advertencia del padre Cacqueray caerá en saco roto. Puede importarle a las personas de bien, pero no creo que a esos que escriben o comentan en blogs del tradicionalismo "crítico". No tienen responsabilidad en sus dichos porque ya están fuera de la Iglesia, por más que digan que están fuera de la "iglesia conciliar" o algo así. Piensan como cismáticos, hablan como cismáticos, obran como cismáticos: ¿qué son?

    Cordobés harto

    ResponderEliminar
  4. Excelente comentario del Cordobés harto: «caerá en saco roto»... de hecho, todo lo que hace la F$$PX a la cabeza de Fellay, Schmidberger y Caqueray, siempre cae en saco roto... ¡Excelente análisis de la realidad! Sigan así muchachos... van bien...

    ResponderEliminar
  5. Gracias por visitar nuestra bitácora. Vemos que le interesa. Pero no entendió el comentario del cordobés. Se refiere a uds. los resentidos, que después de desertar se victimizan. Vaya ud. a los blogs de los sedevacancios y los resistencios y se hallará a gusto. Gusto a amargo, pero gusto al fin.

    ResponderEliminar
  6. Ese anónimo que elogia mi comentario es un tarado. Justo yo hablaba de esos sectarios iluminados que se sienten teólogos, profetas, visionarios y más ... Lo saben todo, todo, todo. Pura pedantería. Williamson, Ceriani, y otros. En otro tiempo leía sus escritos, que me estaban envenenando, pero un día reaccioné. No fue mérito propio sino que el Señor se apiadó de mí. Ya pasó. Me iba a condenar con ellos.

    Cordobés harto

    ResponderEliminar
  7. Anónimo volvió a la carga contra Cordobés harto, pero lo hizo con expresiones insultantes hacia la Fraternidad San Pío X, sus autoridades, sus sacerdotes y su feligresía. Por eso eliminamos su comentario. Lamentablemente trasunta la "espiritualidad" de los desertores, y el apostolado nulo del obispo y los sacerdotes que renunciaron a la primogenitura por un plato de lentejas, el de su soberbia intelectual.

    ResponderEliminar
  8. Pericon: eres un afeminado que no tiene los huevos suficientes para sostener la palabra... "su comentario es bienvenido" jajajaja... sos igual de mequetrefe como el tal Alejandro Bermúdez que siempre bloquea los comentarios y saca frases como: "expresiones insultantes".
    Es claro a quien sirve este deleznable blog: AL PRINCIPE DE LAS TINIEBLAS.
    Vas muy bien Pericon, sigue así... miente, miente, que al final algo queda... te aprendiste muy bien la lección de tus maestros del gran Oriente ARGENTINO! No eres más sino una detestable piltrafa judeo—masonica.

    ResponderEliminar
  9. El mismo tenor de sus palabras nos está dando la razón. Es también un llamado de atención para sus maestros: esto es lo que están generando.

    ResponderEliminar

Su comentario es bienvenido.
Para su publicación, es necesario que ud. se identifique con su nombre o con un seudónimo cualquiera.

Your comment is welcome.
For publication, it is necessary that you identify with your name or with any pseudonym.

Ton commentaire est bienvenu.
Pour publication, il est nécessaire que tu t'identifies à ton nom ou à un pseudonyme.